Ojos abiertos

En este volumen la autora nos lleva por historias que remiten al origen de los miedos, a la condición humana que nos vuelve vulnerables ante el oficio de vivir. El destino es visto como una premonición, y a la vez como un movimiento de fuerza constante. Sonidos e imágenes que reconstruyen espacios distintos en los que los personajes están expuestos a la culpa y a la indigencia. Las historias de esta instantánea son microcosmos que pueden hablarnos de sensaciones y conducirnos a un pasado que fluctúa por devenir en presente.