La consigna y el milagro