El derrumbe del mundo

Toda escritura que sobrepase la capacidad de captación, toda escritura que merezca ese nombre y produzca efectos tan especiales, demuestra que estamos ante una artista dueña de su oficio. Las palabras de Elizabeth Vivero como al descuido insinúan una vehemencia con que nos avasalla y arrastra a la deriva con efluvios de droga.

GUSTAVO SÁINZ